header saber

Inhalar aerosoles contaminados supone un gran riesgo de contagio, pero no es sinónimo de contagio directo.

Los factores más relevantes a la hora de contagiarse por inhalación de aerosoles son;

  1. Concentración. En una estancia con mayor concentración de aerosoles contaminados será más probable respirarlos, por lo que el riesgo de contagio será mayor.
  2. Carga viral. Los aerosoles exhalados por las personas contaminadas contienen diferentes niveles de  carga vírica. A mayor carga vírica, mayor riesgo de contagio.
  3. Tiempo de exposición. A mayor tiempo de permanencia en un ambiente contaminado, mayor cantidad de aerosoles inhalados y, por tanto, mayor riesgo de contagio.

Estas tres variables determinan en gran medida el riesgo real al que nos exponemos cuando compartimos espacios con otras personas.

En una estancia de muy alta concentración de aerosloes contaminados, puede darse el caso de que una persona no se contagie si permanece unos pocos segundos. Por el contrario, sí que podría producirse un contagio en una estancia con una muy baja concentración de aerosoles contaminados si el tiempo de permanencia es elevado.