header news

La iniciativa, en la que participan investigadores sanitarios e ingenieros, va dirigida, entre otros, a hostelería, centros médicos y hospitalarios, establecimientos comerciales y medios de transporte.

El Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón) ha lanzado la iniciativa ‘CoviBlock’, un proyecto de investigación y asistencia técnica en el que investigadores del ámbito sanitario y tecnológico colaboran para definir el concepto de “zonas de bajo riesgo de contagio de la COVID-19” y establecer medidas preventivas.

En la actualidad, el contagio de la COVID-19 por propagación de aerosoles ha adquirido especial relevancia, por lo que el IIS Aragón ayuda a empresas e instituciones que quieren reducir el riesgo implementando medidas de prevención, como protocolos de ventilación efectivos, a través del diseño y la aplicación de acciones concretas. El servicio incluye la instalación de medidores de CO2 (como método para determinar la calidad del aire y la concentración de bioaerosoles), el análisis de los datos que arrojan y la puesta en marcha de soluciones técnicas. “Está orientado a todo tipo de establecimientos con restricciones, como bares, restaurantes, centros sanitarios, establecimientos comerciales y medios de transporte. Velamos por que estén en las mejores condiciones posibles, con el objetivo de que puedan ofrecer mayores garantías de cara a los ciudadanos y transmitirles tranquilidad”, explica Juan José Alba, uno de los investigadores responsables del proyecto junto con Marta Baselga y Alberto Jiménez Schuhmacher.

Desde ayer, como proyecto piloto y con la colaboración de la empresa tecnológica Signos IoT, Zaragoza cuenta con dos establecimientos hosteleros equipados con sensores de CO2 cuyos registros están siendo monitorizados remotamente por investigadores del IIS Aragón. “Si, en algún momento, se observa que las pautas de ventilación del establecimiento no dan los resultados adecuados, se informa a los establecimientos para que procedan a una ventilación más exhaustiva o una redistribución o reducción puntual de aforo, con el fin de disminuir el riesgo de contagio”, señala Alba.

La gestión centralizada de datos provenientes de múltiples establecimientos permite el mejor conocimiento de los problemas y la generación de nuevo conocimiento que redunde en beneficio de toda la sociedad, ya que cada intervención práctica se convierte en un laboratorio que proporciona nueva información. Otras actuaciones de CoviBlock en materia preventiva incluyen la formación y el diseño de equipos y sistemas adaptados a necesidades específicas (como la desinfección de mercancías o equipos).

El concepto de «zona de bajo riesgo de contagio» se alcanza mediante el mejor desarrollo e implementación de las medidas preventivas que, en cada momento, establecen las autoridades sanitarias. Este concepto quiere disuadir del uso de otras denominaciones que pueden llevar a situaciones de falsa seguridad, como puede ser la señalización “COVID free” o “zona libre de contagio”.